Saltar al contenido

Cómo maximizar el espacio en un salón pequeño

  • por
maximizar el espacio en salón pequeño

El salón es el centro neurálgico de cualquier hogar, donde pasamos gran parte de nuestro tiempo libre y recibimos a nuestros invitados. Sin embargo, cuando el espacio es limitado, puede resultar un verdadero desafío lograr una distribución adecuada de los muebles para aprovechar al máximo el espacio disponible, pero lo podemos intentar paso a paso.

Mesas, sillas y mueble de televisión: los complementos básicos

En primer lugar, es importante destacar los complementos básicos que pueden acompañar a los reyes de la estancia, que serían los asientos (sofá o sillones), y que podemos necesitar en nuestro salón, ya sea grande o pequeño. Estos elementos son la mesa, las sillas y el mueble de televisión.

La mesa es un elemento fundamental porque nos permite tener una superficie de apoyo para objetos decorativos. En un salón de tamaño reducido, es vital optar por una mesa proporcional al espacio disponible. Una mesa demasiado grande puede abrumar el espacio, mientras que una mesa demasiado pequeña puede resultar poco práctica.

Con respecto a las sillas, es importante elegir modelos que se ajusten al estilo decorativo del salón y que sean cómodas para sentarse. Si el espacio lo permite, es aconsejable contar con varias sillas para poder recibir a nuestros invitados de forma cómoda. Las sillas plegables son una opción práctica para ahorrar espacio cuando no se utilizan.

El mueble de televisión es otro elemento que solemos ver en cualquier salón, ya que nos permite tener la propia televisión y otros dispositivos electrónicos organizados y a mano. Para aprovechar al máximo el espacio en un salón pequeño, es recomendable elegir un mueble de TV que tenga espacio de almacenamiento adicional, como cajones o estantes. También es posible optar por un soporte de televisión suspendido en la pared para ahorrar espacio en el suelo.

Sillones y butacas individuales de tamaño reducido: la clave para aprovechar el espacio

Los sillones y las butacas individuales son una excelente opción para aprovechar el espacio en un salón pequeño. En lugar de optar por un sofá grande, se pueden utilizar sillones individuales pequeños para crear una distribución más modular y versátil.

Además de poder sustituir al sofá, los sillones y butacas de una plaza pueden ser una excelente opción para aprovechar rincones o espacios desaprovechados en el salón. Por ejemplo, podemos colocar un sillón en una esquina o junto a una ventana para crear un rincón de lectura o descanso. Es fundamental elegir modelos que se ajusten al estilo decorativo del salón y que sean cómodos para sentarse durante largos períodos de tiempo.

Dentro de la marca de sillones Sillonea se pueden encontrar soluciones a la falta de espacio en el salón, ya que fabrican butacas y sillones que se adaptan a cada persona y espacio del hogar. En su página web se pueden personalizar los sillones a medida y elegir entre estilo clásico o moderno, seleccionar el color y tipo de tapizado, o incluso la altura de las patas.

aprovechar el espacio en un salón pequeño

Muebles multifuncionales: optimizar el uso del mobiliario

Como sabemos, en un salón de reducido tamaño es importante aprovechar al máximo el espacio disponible. Los muebles multifuncionales son una excelente opción para lograrlo, ya que nos permiten contar con varios elementos en un solo mueble.

Por ejemplo, podemos optar por una mesa de centro que tenga espacio de almacenamiento adicional o una mesa extensible que nos permita adaptar el tamaño de ésta a nuestras necesidades del momento. También podemos añadir un taburete con almacenamiento en su interior o un banco con cajones debajo del asiento.

Otra opción interesante son los sofás cama o los sillones cama, que nos permiten contar con una cama demás en el salón sin tener que ocupar espacio adicional. Los sofás y sillones que se convierten en cama suelen ser una opción cómoda y práctica para recibir a invitados en casa.

Aprovechar la pared: estanterías y muebles suspendidos

En un salón con espacio reducido otra buena idea es aprovechar al máximo la pared para colocar estanterías y muebles suspendidos. Ambas nos permiten contar con un lugar de almacenamiento extra sin ocupar espacio en el suelo, a parte de ser elementos decorativos y prácticos.

Los muebles suspendidos pueden ser una excelente opción para colocar la televisión y otros dispositivos electrónicos sin tener que ocupar espacio en el suelo con un mueble de TV tradicional. Además, siempre podemos optar por estanterías modulares que nos permitan adaptar el tamaño y la forma de la estantería a nuestras necesidades y al espacio disponible.

Otra opción para aprovechar la pared es colocar cuadros o espejos para crear una sensación de profundidad en el salón. Los espejos son especialmente útiles para dar la ilusión de un espacio más grande y luminoso.

Iluminación adecuada: clave para un salón acogedor

La iluminación es un factor clave en cualquier salón, pero es especialmente útil en un salón de tamaño reducido. Una luz adecuada también puede crear una sensación de amplitud y profundidad en el espacio. Es recomendable optar por una iluminación suave y difusa que cree una atmósfera acogedora en la estancia.

Podemos usar luces empotradas en el techo o lámparas de pie o de mesa que creen puntos de luz en el salón. También es posible colocar una tira de luces LED debajo de los muebles suspendidos para crear un efecto de iluminación indirecta. Es importante elegir bombillas de luz cálida para conseguir esa atmósfera acogedora en el salón que estábamos buscando.

decorar un salón de tamaño reducido

Estilo decorativo: coherencia y armonía para una estancia agradable

Por último, hay que destacar la importancia de elegir un estilo decorativo coherente y armonioso para el salón. Esto nos permitirá crear un ambiente agradable y acogedor en cualquier parte de la casa. Es aconsejable elegir una paleta de colores que se ajuste al tamaño del espacio dando una sensación de amplitud.

Se puede optar por un estilo minimalista que utiliza pocos muebles y objetos decorativos, o por un estilo nórdico que utilice tonos claros y líneas sencillas. También podemos añadir algo de estilo vintage o bohemio que utilice elementos decorativos originales y coloridos.

¿Qué colores son los más recomendables para un salón pequeño?

Para un salón pequeño, lo más aconsejable es utilizar una paleta de colores claros y neutros que ayuden a crear una sensación de amplitud y luminosidad en el espacio. Los colores claros reflejan mejor la luz y dan la impresión de un espacio más grande y luminoso.

Entre los colores más recomendables para un salón pequeño se encuentran los tonos blancos, gris claro, beige, crema, tonos pastel y otros tonos claros similares. Estos colores pueden combinarse con acentos de otros más intensos, como un tono de azul o verde, para darle un poco de personalidad y estilo al espacio.

Es importante evitar los colores oscuros y saturados, ya que pueden hacer que el lugar se vea más pequeño y reducido. También se aconseja evitar el uso de patrones demasiado grandes o llamativos, ya que pueden abrumar el espacio y hacer que se sienta más pequeño.

¿Qué tipo de acentos de colores intensos podrían funcionar bien en un salón pequeño?

Como decíamos, en un un salón con espacio limitado es recomendable utilizar los colores intensos con moderación para evitar abrumar el espacio y mantener un equilibrio visual. Pero sí hay algunas opciones que podrían funcionar bien en un salón pequeño:

  • Cojines: los cojines son una excelente manera de agregar acentos de color a un salón pequeño sin ocupar demasiado espacio. Podemos optar por cojines de diferentes tamaños y formas en tonos brillantes, como rojo, amarillo, naranja o verde, para darle un toque de vitalidad al espacio.
  • Alfombras: las alfombras son otro elemento que nos permite agregar acentos de color a un salón de reducido tamaño. Podemos optar por una de tonos brillantes o con un patrón interesante para crear un punto focal en el espacio.
  • Objetos decorativos: los objetos decorativos como jarrones, cuadros, lámparas o velas, son otra opción para agregar toques de color a un salón pequeño. Podemos elegir elementos en tonos llamativos que contrasten con la paleta de colores neutros del espacio.
como decorar un salón pequeño

Como hemos visto, para aprovechar al máximo la distribución en un salón de tamaño reducido es importante elegir muebles proporcionales al espacio disponible y optar por elementos multifuncionales que nos permitan sacar el máximo del espacio disponible.

Los sillones y butacas individuales de pequeño tamaño son una excelente opción para contar con asientos cómodos sin ocupar demasiado, mientras que las estanterías y muebles suspendidos nos permiten aprovechar la pared para crear espacio de almacenamiento adicional.

Además, con una buena iluminación, un estilo decorativo coherente y armonioso y una distribución adecuada de los muebles, podemos crear un salón acogedor y funcional en cualquier espacio reducido.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2024 Decorar mi casa | Grupo Planeta Rz