¿Cuál es la mejor base para mi colchón?

La calidad del descanso depende de múltiples factores, pero sin duda uno de los más importantes es la cama. Dormir en un buen colchón y una base adecuada para él es indispensable para tener un sueño reparador y gozar de un óptimo estado de salud, tanto física como mental. Por eso hoy vamos a repasar los tipos de estructuras que hay disponibles para colchones y las razones para elegirlos bien.

¿Por qué es necesario colocar el colchón sobre una estructura?

Depositar el colchón sobre el suelo no es una buena opción. Allí el producto se encuentra expuesto a la suciedad, la humedad y las bacterias, que producen un deterioro prematuro. Las estructuras protegen al colchón de estos factores y garantizan su durabilidad.

¿Qué tipo de estructuras existen?

Existen estructuras diferentes que fueron diseñadas para dar soporte a distintos tipos de colchones. Entre las más comunes se encuentran el somier, el canapé y la base tapizada, principalmente.

Somier de láminas

El somier de láminas es una estructura conformada por un armazón de metal o madera llamado bastidor, que se encuentra atravesado horizontalmente por tablas finas. Estas lamas usualmente son fabricadas en madera de haya.

La flexibilidad del somier depende de la cantidad y el grosor de las láminas que posea. De esta manera, un somier con láminas finas muy separadas entre sí es más flexible que otro con láminas gruesas ubicadas muy cerca unas de otras.

Este soporte permite la ventilación del colchón. Por ese motivo es ideal para sostener los colchones de baja transpirabilidad. Los hay de látex y de espuma de alta densidad.

Tipos de bases para colchón

Somier articulado

El somier articulado es una base que se encuentra fragmentada en dos o más partes. Cada uno de los planos se pueden mover de forma independiente para obtener distintos ángulos de descanso.

Es posible modificar la inclinación de cada zona manualmente o mediante un sistema eléctrico. El somier articulado está diseñado ergonómicamente y es la mejor opción para las personas con movilidad reducida, problemas respiratorios o circulatorios y personas mayores.

Canapé

El canapé es una estructura compuesta por una tapa y un espacio de almacenamiento que cumple una doble función. Por un lado, la tabla sirve de base firme para el colchón. Por otro, el espacio que se encuentra debajo de ella es utilizado para guardar objetos.

Esta estructura es perfecta para las casas pequeñas que no disponen de mucho espacio en los armarios. Puede tener cajones o contar con una tapa abatible que se retire parcialmente para tener acceso a los artículos almacenados dentro.

Cama con canapé

Base tapizada

Una base tapizada es una superficie sólida y uniforme recubierta de tela que reduce las probabilidades de deformación o hundimiento del colchón. Suele recomendarse para los colchones más transpirables, entre los que se encuentran los de muelles y los de espuma de baja densidad.

Las bases tapizadas pueden tener muchas patas visibles o contar con un recubrimiento perimetral de madera. La segunda opción es más robusta, se conoce comúnmente como “boxspring” o “base tapizada box”, y tiene un acabado más elegante.

¿Cuál es la mejor opción?

Como suele ocurrir, no existe una opción perfecta para todas las personas. Cada uno deberá elegir la que se adapte mejor a sus preferencias. Además de tener en cuenta el tipo de colchón elegido, se debe considerar la dureza deseada.

Quienes se sienten más cómodos con un soporte flexible, pueden elegir un somier. En cambio, aquellas personas que prefieren la firmeza, tienen que optar por una base o canapé.

Además, se puede tener en cuenta que los médicos sugieren colchones y estructuras sólidas para las personas con problemas de espalda. En caso de duda, lo recomendable es hablar con un asesor experto antes de hacer la compra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.