Atrás han quedado los tiempos en los que un soporte solo servía para, como su propio nombre indica, mantener sujeto un elemento de manera indefinida. A día de hoy tienen otras funciones de tipo decorativo además de la función más práctica y vamos a repasar algunas de ellas.

Soporte para bicicleta

Los amantes de la bicicleta bien saben lo complicado que puede ser encontrar dónde dejarla en casa. No queremos que esté posada en el suelo sin más, manchando suelo y pared y de forma muy poco decorativa, ¿verdad? Los soportes para bicis son lo ideal en este caso y también pueden decorar.

Soporte para bicicleta

Soporte para proyector

Cuánto nos ayudan los proyectores a pasar mejor las tardes en casa es algo que solo sabes cuando tienes uno. Sujetarlo al techo con un soporte adecuado es la forma más decorativa y funcional de añadirlo a nuestra decoración.

Soporte para televisión

Ya hablamos alguna vez de maneras de decorar con el televisor, y anclarla a la pared sin necesidad de posarla en un mueble es una de ellas. Se puede complementar con el resto de decoración como cuadros o espejos en la misma pared. O también con altavoces o un home cinema, por qué no.

Soportes para baldas

Los típicos soportes de escuadra nos dan mucho juego a la hora de decorar. Son la solución más económica y sencilla para aguantar baldas y en combinación con ellas, se pueden hacer muchas cosas. De entre los ejemplos, un armario descubierto, un jardín en la pared o unas estanterías.

¿Cómo elijo los soportes para mi casa?

Como hemos visto, si te apetece renovar la decoración de casa, los soportes son una opción asequible y fácil de implementar. Además hay webs como soportepara que te dan varias opciones y te ofrecen comparativas, así comprar el adecuado tampoco será un problema. Hoy día encontramos gran variedad y están pensados para todo tipo de consumidores, no solo para los que se fijan en si los soportes serán seguros y eficaces a la hora de colocar en ellos sus aparatos tecnológicos o de otro tipo. Gracias a esto podemos decorar con ellos a la vez que cumplen su función, respetando el estilo de cada casa.

Varios aspectos entran en juego a la hora de elegir los soportes adecuados. Uno de ellos reside en que el acabado sea duradero y fácil de limpiar. Teniendo en cuenta que uno de los objetivos es el de ornamentar el lugar en el que esté ubicado, querrás mantenerlo libre de polvo. Si presenta una superficie rugosa o de un material complejo de tratar, acabará siendo una odisea limpiarlo cada cierto tiempo. Todo lo contrario sucede con el plástico de buena calidad u otros materiales muy buenos en este sentido, como el aluminio.

Por supuesto, es esencial que te asegures de que el soporte será compatible con aquel producto que deseas mantener fijo en él. Algunos modelos son universales. Aun así, conviene que investigues más a fondo, por ejemplo consultando las opiniones de los consumidores, cerciorándote de que podrás utilizarlo sin problemas.


Finalmente no te olvides de otro factor de suma relevancia: el sistema de fijación. De poco sirve comprar un soporte para decorar si su estructura ha de permanecer anclada con unos hierros o tornillos antiestéticos. Por suerte, los fabricantes hoy día lo tienen muy en cuenta y encontramos soportes que pasan desapercibidos por detrás o en su parte inferior.

¿Te has decidido ya a decorar ayudado de soportes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.