Los mejores espejos decorativos y cuatro DIY para customizarlos a tu gusto

DIY para espejos decorativos

Los espejos decorativos son un clásico en decoración de interiores. Prácticos, estéticos y de infinitas formas y tamaños, son tan fáciles de combinar que raro será que queden mal en un espacio. Además, son perfectos para reflejar la luz en lugares oscuros y pequeños y necesarios en algunas estancias como el baño. Pero si lo que buscas es un espejo hecho a tu medida, lo mejor es que lo hagas tú mismo. Por eso hoy te traigo cuatro DIY para que conviertas, con tus propias manos y un poco de imaginación, esa simple pieza reflectante en algo tuyo.

4 ideas para customizar espejos decorativos

La paja en el espejo ajeno

Para hacer este DIY puedes comprar un espejo redondo y añadir paja o algún tipo de hierba que tenga un poco de consistencia. Si lo pones en la forma de la imagen, tendrás tu propio espejo sol, una pieza que nunca pasa de moda. Eso sí, con un toque natural que se adapta mejor a los estilos slow deco de la actualidad.

DIY para espejos decorativos

Espejos sol, una dorada tentación

Reflejos naturales

Si añadimos algo de vegetación en un lateral a un espejo redondo con cuerda, obtenemos un aspecto más boho chic. Sin perder el glamur, pero tendiendo una mano a la naturaleza y la originalidad. Además, este tipo de espejos ha sido tendencia los últimos años, así que no son difíciles de encontrar (incluso puede que ya tengas uno en casa).

Espejo redondo con cuerda

DIY para crear un espejo estilo industrial

Flores a tu alrededor

También podemos comprar un espejo de cuerpo entero sencillo y después convertirlo en el centro de atención. Si buscamos un estilo romántico, una idea genial es decorarlo con tus flores favoritas en los laterales. Así consigues tu propio marco floral que no pasará desapercibido para nadie. Es una opción ideal para alegrar y customizar un dormitorio infantil o juvenil.

Cómo customizar un espejo decorativo

Luz pegada a la pared

La última forma de customizar un espacio con espejos que repasamos no es exactamente cambiándolos a ellos, sino creando una composición propia con los mismos. Para ello, podemos ser prácticos y comprar espejos con pegatina en la base, para no tener que hacer un agujero con cada uno. Si son de la misma forma y tamaño o similares entre ellos, la composición quedará equilibrada más fácilmente. Una vez los tengamos, los colocaremos en la pared a nuestro gusto. Eso sí, no te olvides de medir el espacio y hacer marcas en el lugar exacto donde quieres que vayan antes de pegarlos, o el experimento puede acabar en desastre…

Espejo Honefoss, mil y una posibilidades

¿Qué DIY con espejos decorativos te gusta más para tus paredes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.